La mujer de mi vecino se me pone a cuatro patas

0 visitas
|

La esposa de mi vecino se sentía sola cuando su marido tenía que dormir fuera por trabajo, y como yo lo sabía le picaba a su puerta para darle un poco de compañía. Esa rubia madura me vuelve loco con sus increíbles tetas, sobretodo cuando se me pone a cuatro patas en la cama y la cojo por la coleta para follármela bien duro por detrás.