La madura tatuada recupera el tiempo perdido en la cama

0 visitas
|

Llevaba varios días hablando por el chat con este hombre y la madura ya tenía ganas de conocerlo mejor, así que quedó con él en una cafetería del centro para verse en persona. Después de varios meses sin sexo no tenía ganas de perder el tiempo, y por eso en cuanto comprobó que era su tipo se lo subió a su casa para recuperar el tiempo perdido follando en la cama.