El mejor regalo para la zorra de mi suegra era un gloryhole

0 visitas
|

Mi suegra es una mujer separada muy promiscua y siempre que la vemos nos cuenta todas sus aventuras sexuales, así que le hicimos un regalo que nunca olvidará. La llevamos a un club liberal y la encerramos medio desnuda en una sala con un móvil para darle instrucciones, pero seguro que no se esperaba que por aquellos agujeros que había en la pared iban a salir enormes pollas con las que podría jugar todo lo que quisiera.